Hoy es el día de la Tierra y ahora que tenemos la ocasión de vivir de una manera más pausada, puede ser un buen momento para reflexionar de una manera más profunda acerca del impacto que tiene nuestra forma de vida sobre el planeta.

 

Tenemos suficiente información acerca de toda la contaminación medioambiental que sufre el mismo como consecuencia de nuestros hábitos de consumo. Los procesos de producción de los bienes que usamos a diario, así como de la manera en la que se tratan los residuos que generan un impacto en nuestra tierra del que no somos conscientes.

 

Muchas personas han aprovechado esta “pausa” para reorganizar sus casas y posiblemente, se han dado cuenta de que tienen muchos más objetos de los que realmente pensaban almacenados en estanterías y dentro de armarios y cajones.

Reflexionando acerca de las cosas que tenemos en nuestras casas, si hacemos un sencillo análisis sobre cuánto nos van a durar estos objetos, qué uso les damos y al mismo tiempo investigamos todos los recursos que han sido necesarios para poder producirlos hasta que han llegado a nuestras manos, podremos ser más conscientes de nuestro impacto sobre la Tierra y sus múltiples ecosistemas.

 

Está en nuestras manos hacer mucho más para cuidar nuestro planeta como lo hacemos de nuestra propia casa y ser conscientes de que la Tierra es nuestro hogar.

Tengamos la sabiduría necesaria para cuidar de ella, de sus recursos y sobretodo darle las GRACIAS por darnos la vida.

Ahora más que nunca, con todo el dolor que un pequeño virus está causando a tantas personas, debemos tomar conciencia de lo frágiles que somos.

Tan pronto como sea seguro salir nos hemos propuesto disfrutar más de la naturaleza y de actividades al aire libre y que nos permitan conectar con su esencia.

Y vosotras, ¿cómo pensáis que podemos cuidar más el medioambiente?

Estamos deseando escuchar vuestras ideas para que, entre todas podamos aportar nuestro granito de arena.