Empieza a hacer calorcito y nos apetece deshacernos de capas de ropa y vestir ropa más ligera. Nos miramos en el espejo y comenzamos a ser conscientes de que el confinamiento y esos pequeños excesos que hemos hecho durante estas semanas, se hacen visibles en nuestro cuerpo.

Hoy es el Día Internacional sin dietas y por esto, desde AlmAdivinity queremos decirte que te olvides de dietas de moda, con nombres rarísimos y sigas leyendo este artículo.

Las estanterías de los supermercados están llenos de alimentos procesados con una lista interminable de ingredientes que no entendemos ni sus nombres y que están diseñados para estimular nuestros sistemas de recompensa. Esto significa que nos hace sentir placer cuando los comemos y por esto, tenemos la tendencia de no poder controlar las porciones que consumimos.

A ti también te ha pasado que sin casi darte cuenta, ¿te has comido todo el paquete de patatas mientras veías la tele? Si tu respuesta es sí, habrás ingerido una enorme cantidad de calorías en forma de grasas y azúcares que nos harán subir de peso y nos nos habrá aportado los nutrientes que necesitamos.

Debemos evitar este tipo de excesos, ya que nos suman kilos y restan salud. Si logramos encontrar el equilibrio a través de unos hábitos de nutrición saludables no tendremos que volver a hacer dietas, ya que nos podremos mantener en un peso adecuado sin demasiado esfuerzo.

No se trata de dedicarnos a contar calorias ni ser demasiado estricto, aunque para un estilo de vida saludable, sí es esencial tu compromiso. Debes encontrar una estrategia que te resulte sencilla de seguir, para poderla integrar en tu vida.

No se trata de hacer dieta, sino de saber qué alimentos son los mejores para ti, y en qué cantidades es adecuado tomarlos.

A continuación te dejamos unos sencillos consejos básicos que te pueden ayudar:

  • Asegúrate de beber mucha agua: Una correcta hidratación es importante para que se puedan desarrollar nuestras funciones vitales con normalidad.
  • Planifica tus comidas semanales: Elabora un menú variado donde estén incluidos todos los grupos alimenticios como cereales, verduras, frutas, hortalizas, legumbres, pescados y carnes sin exceso de grasas.
  • Limita el consumo de alimentos procesados: Lee las etiquetas para conocer los ingredientes y aprende a interpretar la etiqueta de información nutricional.
  • Modera las porciones: Evita comer en exceso y aprende a parar antes de sentirte demasiado lleno.
  • Cocina al vapor: Si aún no cocinas con esta técnica te animamos a que la pruebes. Descubrirás una nueva intensidad de sabores en tus alimentos.

Comer saludable hará que te sientas más equilibrado y más sano. Por último, no olvides que ¡No es una dieta, es un estilo de vida!