Todas hemos sentido alguna vez que al terminar de comer o cenar tenemos la imperiosa necesidad de algo dulce para sentirnos completamente saciadas y rematar la jugada.

Otras veces, simplemente estábamos trabajando, estudiando o haciendo labores en casa y de repente nos encontramos buscando en el armario algo que llevarnos a la boca.

Para cualquiera de estas situaciones es importante que identifiquemos primero el origen de nuestro antojo y luego decidamos si nos conviene comer algo dulce o sin embargo deberíamos controlar este impulso.

De vez en cuando es normal sentir ganas de comer dulce ya que nuestro cuerpo precisa elevar sus niveles de azúcar en sangre para producir energía y cuando ésta baja, sentimos la necesidad de comer por lo que cuando consumimos dulces, el cerebro eleva la dopamina haciéndonos sentir “felices” momentáneamente.

Si has notado un aumento de tu “interés” por el dulce, puede deberse a varios factores:

Uno de ellos puede deberse a la deficiencia de algún mineral, como por ejemplo el Magnesio, Cromo, Carbono, Fósforo, Azufre o Calcio ya que si no hay unos niveles óptimos de los mismos, es habitual buscar alguna “golosina” como el chocolate y en caso de caer en la tentación, lo más recomendable es que sea a partir de concentraciones del 72% unido también a otros alimentos que puedan ayudar a controlar los antojos de dulce como son los que contienen grasas saludables, como el aceite de oliva o el aguacate.

Otro de los factores a tener en cuenta puede ser de origen emocional como la tristeza, el estrés, la ansiedad, etc….

Para favorecer una alimentación equilibrada que contribuya a mantener nuestro cuerpo saludable, podemos comenzar reemplazando el azúcar refinado y los procesados por frutas frescas o deshidratadas, queso, frutos secos como anacardos, pistachos, macadamias o almendras.

Por todo esto, además de una alimentación equilibrada, es importante incluir en nuestra rutina diaria el ejercicio físico y actividades que nos enriquezcan y proporcionen bienestar para disfrutar de un equilibrio cuerpo-mente o como decían los romanos “mens sana in corpore sano” y ante todo nunca hay que olvidar la importancia de realizarse chequeos médicos periódicos como forma de prevención de posibles estados deficitarios que puedan afectar salud.

¿Y vosotras?,  ¿qué soléis hacer cuando os entran ganas de tomar dulce?

¡Esperamos vuestros comentarios!

A continuación, os proponemos una receta dulce pero a la vez saludable de Brownies de aguacate, que podréis preparar cuando sintáis el antojo.

¿Os animáis a probarla?

Ingredientes:

  • 2 aguacates maduros
  • 300 gramos de chocolate amargo en trozos
  • 1/2 taza de cacao puro en polvo
  • 2 cucharadas de aceite de coco (puede reemplazarse por aceite de oliva o mantequilla)
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 1/4 de taza de endulzante (puede ser miel, azúcar de caña o stevia)
  • 1/4 de taza de nuez picada (opcional)
  • 3 huevos
  • 1/2 taza de harina (puedes usar la que tengas, ej: avena, de trigo, integral)

Preparación:

Precalienta el horno a 200°C.
Derrite el chocolate al baño maría junto con el aceite de coco. Mezcla hasta que se integre la mezcla, retira del baño maría y deja que se enfríe ligeramente.
En un procesador para alimentos, tritura el aguacate hasta lograr una consistencia uniforme.
En un bowl, bate el chocolate derretido con el puré de aguacate, el edulcorante no calórico, la vainilla y los huevos. Añade poco a poco el cacao y la harina. Mezcla las nueces.
Vierte la mezcla en un molde para brownies previamente engrasado y enharinado. Hornea alrededor de 15 minutos o hasta que estén cocidos. Deja que se enfríe y corta.

¡Solo nos queda disfrutar de nuestro delicioso postre!

¡Qué aproveche!

¿Necesitas ayuda?

WhatsApp Chat

Privacy Preference Center