YOGA & SOUL

 

Yoga & Soul, este es el título de nuestro segundo post. Cómo ya os adelantamos, en este blog no vamos a hablar solo de moda, si no en general de como querernos y cuidarnos un poco más siempre desde nuestra experiencia personal.

Así que el tema elegido para este nuevo post ha sido el Yoga. El título, Yoga & Soul, lo hemos elegido porque  no conocemos otro deporte o disciplina que pueda estar tan unido al AlmA como el Yoga.

El Yoga llegó a nuestra vida así , por casualidad, es algo que nunca nos habíamos planteado practicar así por motu propio , ya que nosotras para las que no nos conozcáis , somos bastante activas e inquietas y esta disciplina nos parecía algo aburrida e incluso demasiado relajada para nosotras.

Pero como la vida te suele dar lo que necesitas ,el Yoga, llegó a nuestra vida.

Yo, Arantza, lo descubrí en Barcelona cuando decidí cambiar de gimnasio. Me resultó curioso ver , cuando me descargué el calendario de actividades , que se impartían clases de Yoga a 40 grados, y yo que soy de probarlo todo me dije : Vamos a ver de que va esto. El primer día tengo que confesar que casi muero de asfixia, demasiado calor y además estaba perdidísima con las posturas, saludo al sol etc.. Demasiada información para asimilar en un día y más con ese calor.

Pero como en todo en la vida creo que no hay que quedarse con la primera impresión de las cosas así que volví a clase de Yoga. Tras varias clases , el calor ya no parecía tanto calor, las posturas y términos ya me parecían entendibles e incluso mi cuerpo ya estaba más relajado y familiarizado con los nuevos movimientos. Así que poco a poco me fui dando cuenta de la profundidad y la verdadera esencia de esta disciplina.

En aquella época yo estaba bastante estresada y practicar Yoga me ayudó mucho a bajar este nivel de "ansiedad". Aprendí a tener más paciencia con mi cuerpo y por ende ser más paciente en el resto de ámbitos de mi vida, y que en esta vida nada por difícil que parezca es imposible. También aprendí a agradecer cada día las pequeñas cosas que damos por hecho y que solo valoramos cuando nos faltan, y a tener más compasión con los demás y conmigo misma.

A parte de la parte espiritual, a nivel físico experimenté partes de mi cuerpo que casi ni sabía que existían. Aprendí a mover mi cuerpo de otra forma y a ser consciente de cada músculo y hueso que lo componen y como no podía ser consciente de que estuvieran ahí.

Tras casi un año practicando Yoga con Jacobo, me trasladé a Vitoria y tenía que buscar un sitio donde seguir practicando esta disciplina. Me resultó difícil porque he de reconocer que buscaba lo mismo que tenía en Barcelona y vi como mi ser se resistía experimentar un cambio.

Es aquí dónde entra en escena mi hermana Estibaliz y como juntas encontramos a nuestra nueva profesora de Yoga, Naiara.

Yo, Estibaliz, tuve mi primera experiencia en el yoga junto a mi madre hace casi 10 años. Ella practicaba esta disciplina dos veces por semana y decidí acompañarla, pero a los pocos meses lo dejé porque lo veía demasiado "tranquilo" para mi. Y es que cuándo tu no estás en paz, cualquier cosa que te haga parar y sentir, te hace sentir incomoda, tensa e inquieta.

Pero después de muchos años y encontrándome en otro momento vital decidí retomar esta disciplina. Junto a Arantza encontramos a Naiara, bailarina de vocación y una mujer en constante evolución y cambio la llevaron a formarse como instructora de Yoga. Con ella aprendes que el yoga, al igual que la vida, es fluir, aceptar, asumir y a ser compasivo, primero con uno mismo para luego poderlo ser con los demás.

Ella nos enseña día a día que no hay que forzar, si un ejercicio no te sale cómo te gustaría, se acepta, se hace lo mejor que se puede ese día y se deja estar. Tan sencillo y tan complicado, ¿verdad? A mí al menos sí me lo resulta. Me resulta facilísimo entender la teoría, tanto que si me examinasen de ello creo que podría llegar a sacar matricula de honor, pero... ¿ Y por qué la práctica cuesta tanto?

La respuesta la encuentras en el yoga, cuándo estas haciendo yoga, estás conectado, conectado con tu cuerpo, conectado con el ahora, conectado con el universo... pero cuándo te dejas llevar por la vorágine del día a día, dejamos de estar en ese plano, nos invaden nuestro miedos y pensamientos limitantes y empezamos a ser una persona diferente a la que somos realmente en esencia.

Como actualmente no podemos acudir a nuestras clases con Naiara, hemos encontrado una alternativa para poder practicarlo haya donde estemos. Sólo necesitas, una esterilla y un móvil. Fué nuestra hermana pequeña, que además tambíen practica aeroyoga, quíen nos habló de una aplicación que ella utiliza todas las mañanas para poder empezar el día con más vitalidad y energía.

La aplicación de la que os hablamos es Asana Rebel, una aplicación sencilla, con la que  de manera gratuita puedes realizar entre 20/25 minutos de yoga al día. Además te guarda tu rutina y perioricidad con la que practicas y así puedas llevar un seguimiento. Os dejamos el link por si a alguna os interesa.

 

 

 

Además ,como imaginamos que todas estáis muy ocupadas, os proponemos unos ejercicios que solo os llevarán 5 minutos y que estamos seguras que  harán que tengáis un día un poquito mejor.

PD: No somos unas expertas Yoghis ni mucho menos, por eso si hay algún experto leyendo el post y viendo las fotos somos conscientes de que nos queda mucho camino por recorrer y las posturas no son perfectas pero la verdad que nos lo pasamos genial haciendo la sesión de fotos y al final eso es lo que importa no?

Gracias Emilio Grande por las fotos y por hacernos reir.

Gracias  a tod@s una vez más por leernos y nos vemos o nos leemos en el siguiente post.

NAMASTÉ