Querida mamá,

Sé que no todos los días te lo digo y sí, sé que debería hacerlo, pero quiero aprovechar este día para darte las gracias. Porque hoy es el Día de la Madre, pero tu día es siempre, porque tengo la suerte de poder celebrarte todo el año.

Quiero darte las gracias por hacerme reír incluso cuando lo veo todo negro. No hay día malo en el mundo que no se pueda arreglar con una llamada de teléfono de dos horas, sin hablar de nada importante.

Quiero darte las gracias por esa manera tan tuya de expresar tu cariño. Por querer siempre arreglarme el pelo cuando se me descoloca un rizo o ponerme bien el cuello de la camisa. Por estar tan pendiente, aunque ya no tenga cinco años y haga mucho tiempo que aprendí a arreglarme sola. Al final del día, sé que lo haces como una excusa para seguir sintiéndote como cuando me vestías todos los días para ir al colegio.

Quiero darte las gracias por tu paciencia. Me has visto cometer cientos de errores. Qué digo cientos, MILES, y siempre has estado ahí para ayudarme. Cuando terminaba todo, yo podía romperme en mil pedazos y tú, que tanto sufrías viéndome llorar, me escuchabas una y otra vez, mientras me veías recomponerme.

Nunca hiciste nada por mí, nunca me impediste hacer lo que el corazón me dictara. Me educaste (y me sigues educando) para tomar decisiones por mí y para mí, asegurándome que, pasara lo que pasase, tú estarías ahí, protegiendo mi vuelo, por si acaso me caía.

Quiero darte las gracias por tantas cosas tan pequeñas, pero tan grandes. Por enseñarme a cocinar, por darme las instrucciones paso a paso de cómo poner una lavadora, por bailar conmigo en el salón, por enseñarme los refranes de la abuela, por enseñarme lo que es el amor verdadero…Por ser siempre tú.

Yo siempre seré tu niña. Tu siempre serás mi mamá.  Y no hay ni virus, ni cuarentena, ni mala conexión en la videollamada que lo pare, porque siempre estamos juntas.

Te quiero, te adoro y te vuelvo a querer.

 

¿Necesitas ayuda?

WhatsApp Chat

Privacy Preference Center